Constancia y deporte: la mejor forma de construir resultados.

constancia y deporte mujerfit

Seguro que sabes lo que cuesta empezar a hacer ejercicio y que, justo cuando has reunido la motivación para hacerlo, es un hábito que te cuesta mantener en el tiempo. Hoy vamos a hablar de constancia y deporte, la única y verdadera forma de construir resultados en el largo plazo.

Para crear este hábito, más que fuerza de voluntad o motivación necesitas ser constante. Pero no te preocupes, eso es algo que puedes entrenar.

Hemos realizado una guía sencilla para que consigas llevarlo a la práctica sin mucho esfuerzo y puedas llegar a esos objetivos que siempre has soñado.

¿Qué es la constancia?

Los campeones continúan jugando hasta que lo hacen correctamente, Billie Jean King, tenista. Así se define perfectamente qué es la constancia.

La constancia es aquello que te motiva a conseguir un objetivo. Es decir, todo el proceso por el que tienes que pasar para poder llegar a esa meta que te habías propuesto. Es intentar, intentar e intentar hasta conseguirlo, aunque falles.

Es un concepto esencial que necesitas para todos los ámbitos de tu vida: para comer saludable, hacer ejercicio diario, conseguir llevar a cabo la idea de negocio que te ilusiona o incluso encontrar un hueco para pasar tiempo de calidad con tu familia. Por eso es tan importante que estés aquí.

Al fin y al cabo, es una herramienta que debes conocer para aprender a usarla, tal y cómo hemos aprendido a leer, comer o jugar cuando éramos niños. Y que, si sabes utilizarla a tu favor, puede facilitarte tu rutina diaria. Y te aseguro, es mucho más sencillo de lo que crees.

De hecho, es considerada junto con la perseverancia y la resiliencia como una de las claves que aseguran el éxito. Nosotras conocemos los trucos que necesitas para ser constante y las causas de por qué no lo has sido hasta ahora y, por supuesto, queremos compartirlas con vosotras. Así que seguramente, si acabas de leer este post, tendrás muchas más posibilidades de conseguir todo aquello que te propongas. 

¿Cómo influye la constancia en el deporte?

Ser constante en el deporte, va a favorecer al desarrollo de tu disciplina y autocontrol, además de otros beneficios tanto físicos, como emocionales que te vamos a explicar a continuación.

Beneficios en el estado físico:

Te vas a ver más guapa

Con la práctica constante de deporte tu cuerpo va a experimentar cambios, tanto en volumen, como en peso, dando lugar a mejorar tu apariencia física.

Mejor resistencia

La práctica de deportes que impliquen al sistema cardiovascular, como bailar, correr,ejercicios de fuerza, subir escaleras, entre otros van a mejorar nuestra resistencia en favor de nuestro corazón y pulmones, ayudando así a que nos sintamos menos cansadas .

Mejora la circulación

El deporte es un gran aliado para reducir la apariencia de las varices, ya qué nuestro cuerpo va a tener un mejor bombeo de sangre hacia nuestros brazos y piernas, consiguiendo así un mejor aspecto.

Beneficios en el estado emocional:

Mejorarás tu confianza

Una mejor apariencia física va a favorecer a nuestros niveles de confianza, hará que nos sintamos más seguras con nosotras mismas.

Vas a cumplir tus objetivos más fácilmente

La práctica constante de deporte va a generar un hábito en nuestras vidas, haciendo que desarrollemos el sentido de responsabilidad a la hora de realizar las tareas que tenemos programadas.

Te sentirás más feliz

Está comprobado que la realización de cualquier actividad física reduce los niveles de estrés y mejora nuestro estado anímico, haciendo que nos sintamos felices y capaces de conseguir todo lo que nos proponemos.

Si quieres conocer más acerca del tema, te recomendamos el siguiente artículo “Hormonas de la felicidad”.

¿Por qué no soy constante?

Aunque no lo parezca, hay muchas personas que le tienen miedo al concepto “constancia”. Lo ven algo inalcanzable y se rinden fácilmente. 

Nosotras hemos querido recopilar los cuatro principales motivos para que consigas analizarte y acabar con ello.  ¿Y tú por qué no eres constante?

No adaptas tu situación personal a tus obligaciones.

Puede ser complicado compaginar tu vida con una jornada laboral intensa, dos niños, el cuidado de la casa, tener tiempo para ti y, de pronto, dos largas horas en el gimnasio. 

Tu cuerpo también necesita descansar y de nada sirve querer hacer ejercicio si, en tu balanza mental, te da más frustraciones que satisfacciones. ¿Y si mejor pruebas a hacer 30 minutos de ejercicio intenso en casa? Nosotras te dejamos este artículo por si no sabes cómo empezar “8 formas de hacer ejercicio….”

No encuentras el momento de empezar

‘Mejor empiezo el lunes a tope’,  ‘Puf, es que en nada son vacaciones, no merece la pena empezar’, ‘Ya para lo que queda para el verano, me espero al año que viene’. Seguro que te suenan esas frases.

Para hacer ejercicio nunca llega el momento perfecto, ¡tienes que crearlo tú! Busca tu momento favorito, un ambiente que te motive y un outfit que te den ganas de ejercitarte y ¡a darle caña! 

Piensas que la constancia no forma parte de tu personalidad.

Si algo caracteriza la constancia es que, al igual que la creatividad, la poseen todas las personas. Es algo que, como hemos comentado al principio del blog, debes aprender. 

Nadie nace siendo constante, si no que se prepara para ello. Lo importante es que te lo pongas lo más fácil posible para que ser constante sea un medio, y no una dificultad.

Te frustras cuando no consigues serlo.

Al igual que todo en la vida, se aprende a base de intentar y fallar. 

Si pasa el tiempo y no obtienes los resultados que quieres y comienzas a perder la motivación, tranquila. La constancia es la parte más profunda del iceberg, y solo cuando ha crecido mucho empieza a dar resultados.

Ten paciencia y no seas dura contigo misma, recuerda que estás aprendiendo.

Constancia y deporte ¿Cómo ser constante haciendo ejercicio en casa?

La base para ser constante es establecer metas realistas, que se adapten a tu estilo de vida y que las puedas llevar a cabo a corto plazo. Para ello te vamos a dar una serie de consejos:

Márcate objetivos día a día.

Que los objetivos estén establecidos a corto plazo favorece tu motivación, por lo que te vas a sentir capaz de enfrentarte a nuevos retos, desarrollando así tu sentimiento de autoeficacia.

Si no conoces que es la autoeficacia en nuestro Instagram puedes encontrar un post hablando de ello.

Establece un horario.

Esto va a facilitar la organización de tus tareas diarias, permitiéndote ahorrar tiempo a la vez que generas un hábito.

Organiza un plan de entrenamiento que se adapte a tus gustos y necesidades.

Tomate el tiempo de conocerte y averiguar qué deporte se adapta mejor a ti. De esta forma no abandonarás en el intento. No te olvides de incluir ejercicios que impliquen las distintas partes del cuerpo

 Aumenta progresivamente la dificultad de tu entrenamiento. 

La constancia con la que entrenas te va a permitir mejorar la fuerza y la resistencia, por eso verás como cada vez te es más sencillo ejercitarte.

¡Desafíate a ti misma y mira donde eres capaz de llegar!

Lleva un control de tu proceso.

Así podrás observar tu evolución y te sentirás más motivada por tus logros.

Recuerda que es más fácil llegar a la meta si sabes dónde estás y a dónde quieres llegar.

Si llevas a la práctica estos consejos, conseguirás mejorar tanto tu entrenamiento como otros aspectos de tu vida.

Y un consejo: es mucho mejor que un día entrenes solo 10 minutos o una semana entrenes solo dos días, a decir ‘para eso no hago nada’. 

¡Recuerda que cualquier pequeño paso está construyendo tu iceberg! 

Comparte si te ha gustado

guest
0 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios

Más Artículos de MujerFIT

¿QUIERES EMPEZAR A MOVER TU CUERPO DE NUEVO Y REDUCIR ESA CELULITIS Y CARTUCHERAS DE UNA VEZ POR TODAS?